Museo de cera — 07/17/2012 13:50

La evolución caótica de la mente del Anticristo

Publicado por

En 1985, José Pizarro (El Divino Anticristo), sufrió un brote esquizofrénico que lo hizo perder el juicio de la realidad. Sus escritos y su pasado ayudan a comprender la mente de una persona inteligente encerrada en el delirio y en la imagen de su madre esquizofrénica.

Vía Hugo.vulcano.cl

Jesucristo se aburrió de ser llamado así. Ya había demasiada gente mala que usaba su nombre. Así que un día decidió probar con algo más sofisticado: El Señor Demonio con Escrupulísimos sería su nuevo alias. Y para comunicárselo al mundo, escogió a un ex bombero de 32 años que acababa de perder su casa en un incendio: su nombre era José Pizarro, quien en el año ‘85 dejaría su trabajo y familia para atender el llamado de Dios. Así se convertiría en el Divino Anticristo, un personaje que viste con pañuelo en la cabeza, falda y vende sus manuscritos “sagrados” en el barrio Lastarria.

Pero la verdad —y bueno, quién sabe si somos nosotros los equivocados— es que José Pizarro nunca fue llamado por Dios. Eso creía su fallecido hermano, Ricardo Pizarro, quien en 2006 intentó sacarlo de la calle y lo internó en la clínica psiquiátrica Normita Fournet, donde duró dos semanas, ya que sus seguidores protestaron y dejaron la grande. Los médicos que lo atendieron en el lugar le pusieron nombre y apellido al “llamado divino” que había recibido José: esquizofrenia paranoide crónica.

“Esta es una enfermedad psicótica en la que el paciente pierde totalmente el juicio de la realidad”, dice Tania Ventura, psiquiatra del centro de salud mental UC de San Joaquín. Agrega que quien la padece sufre alucinaciones y en su delirio puede creer que es un profeta o un ser superior y que por eso es perseguido. Al Anticristo lo persiguen los sacerdotes: “Ellos me robaron mi renta eclesiástica de 240 millones de dólares mensuales porque se cagaron de envidia”, afirma.

Es casi imposible detectar la esquizofrenia antes del brote. Christian Ferri, el mejor amigo de José cuando estuvo en la 3era Compañía de Bomberos de Santiago el año ’79, dice que tampoco la advirtió. En esa época José era rubio, usaba el pelo como Kurt Cobain y la barba como pensador marxista. “En la bomba le decían Trotsky”, recuerda Ferri. “Ahí nadie lo quería porque era muy reservado y tenía un look excéntrico. De hecho lo echaron como a los seis meses. Pero no era chiflado”, agrega.

El cambio comenzó alrededor de 1985, cuando un incendio quemó la casa donde José vivía junto a sus padres. Según Ferri, en esa época su amigo empezó a fumar marihuana y a trasmitir de sus dones divinos: “Me decía que Dios lo guiaba para escribir una Biblia”.

“La esquizofrenia brota después de haber tenido una situación estresante, como el incendio, y puede potenciarse con el uso de drogas”, cuenta Daniela Castillo, psicóloga del Centro Integrado de Especialidades Psicológicas (Cieps).

Meses después de ver su casa destruida, José visitó a Cristián en su oficina de la calle Merced. Pero ya no era el mismo: llegó sucio y de falda, con los labios pintados y una cartera. “Soy La Cenicienta. Vengo a ofrecer mis servicios sexuales”, le dijo. “Quedé en shock. Lo tuve que echar porque yo estaba con mi hija de tres años. Me dio mucho miedo. Se había desquiciado”, lamenta Christian.

Desde ahí, Pizarro se vestiría de mujer. Desde el psicoanálisis: “Las madres de los psicóticos no dejan que el niño se desarrolle sin ellas y se produce una simbiosis desde el nacimiento”, dice Daniela Castillo. Explica que con el brote, el paciente sufre una ambivalencia: por un lado él es su propia madre y por otro lado la odia por haberlo atrapado. Dato importante: La madre de José también era esquizofrénica.

Según Viviana Castillo, ex vecina del sector de Marcoleta donde duerme El Anticristo, éste gritaba y lloraba todas las noches: “Siempre llamaba a su mamá”.

Las alucinaciones de los esquizofrénicos a menudo son angustiantes, y una de las formas de canalizar esta angustia puede ser la escritura. José escribe textos guiado por Dios y los vende a $2.000. La gente los compra. No acepta limosnas. Es El Divino Anticristo, no un mendigo.

Cada dos semanas gasta hasta $50.000 en la fotocopiadora de Don Bustos en las Torres de San Borja. Ahí reproduce sus escritos con nombres como “Retrato Psíquico de los mineros de Copiapó” o “Cómo robarle plata al BCI”, los más vendidos.

Para los expertos consultados, los textos escritos por José si bien muestran importantes alteraciones en su lógica, no reVelan un mayor deterioro cognitivo. “Su letra es muy clara”, dice María Jesús Valdivia, experta en pericias grafológicas. Agrega que le llama la atención la inteligencia de José, evidenciada por su forma de ubicar las letras de las filas de arriba y abajo sin que se topen entre ellas. Esto calza con la descripción que Christian Ferri hizo de la firma: “escribía su nombre de tal forma que parecía un microchip”.

Esta inteligencia puede explicar cómo viviendo en la calle y sin tratamiento, José aún pueda escribir. “Debería estar mucho más deteriorado, pero aún tiene contacto con la realidad”, dice Daniela Castillo. José lee los diarios, cita a ministros y filósofos y habla de la caída del dólar en sus textos. “Su inteligencia le permite aún, dentro de su caos, algunos chispazos de coherencia”, dice Daniela.

Los psiquiatras y psicoanalistas, quizás también llamados por Dios, son tajantes y dicen que esta lucidez no durará por mucho: sin medicamento llegará un punto en que José quedará totalmente encerrado en su mundo y no podrá leer ni escribir nada. Apocalipsis.

“Cada alucinación te va deteriorando. Esto podría atenuarse fácilmente con terapia y medicamentos, pero a veces estos son muy caros”, dice la psiquiatra Tania Ventura. Para la gente sin familia y que vive en la calle, como José, queda el psiquiátrico. Pero él no quiere volver ahí. Es el Divino Anticristo, los locos son otros. “Los psiquiátricos son un chamullo. Hay cuatro paramédicos mal pagados que tiran a los pobres a ver TV”, dijo el 2010 en una entrevista. “Y en la TV los programas son estúpidos. Los locutores se cuentan anécdotas que sólo ellos entienden. O sea, ellos y los arcángeles y los extraterrestres. Así es la democracia”, agregó con su voz aguda que se vio interrumpida por el brusco final de la grabación.

5 Comentarios

  • He visto muchas veces al divino anticristo, incluso lo entrevisté para un trabajo de la U y le he comprado algunos de sus escritos. ¿Será que está a un paso del abismo? ¿Alguien es testigo de algún deterioro mental, o sigue igual de loco (pero funcional) que siempre?

    Saludísimos

  • Su realidad es distinta a la tuya. Solo es eso…

  • Algo me pasa con este hombre, una vez me senté a su lado y hablamos largo y tendido. Cada vez que lo veo le compro alguno de sus escritos, si ando con las dos lucas en el bolsillo o si me animo a entrar en su cosmología fantástica, no siempre es así. A veces cuando lo leo me pregunto si nosotros seremos los locos y no él, su realidad coherente-incoherente deja tantos atisbos de lo que interiormente muchos creemos, o mejor dicho, no creemos pero sentimos desde otro lugar de la percepción, tal vez desde la no coherencia o lógica cultural, pero sí desde la idea de que la realidad es abierta, que sí existen los extraterrestres y que sí este sitio está estratificado por seres con cara de reptil o mujeres que después de los 50 se vuelven todas lesbianas. Yo me río con sus escritos, tal vez no deberíamos verlo como un simple loco, tal vez tiene un estilo literario no conocido hasta ahora, no sé. La última vez que lo vi me dijo: – usted es bonita y se va a poner más bonita todavía cuando se eche leche de semen en su cara- …jajajajajaja, notable. Además debo decir que antes que mi padre muriera, postrado en la cama, le leí algunas cosas de este señor y mi padre se apretaba la guata riendo, así que le debo también por ese lado unos escritos locos, como le dicen. GRANDE DIVINO ANTICRISTO, ojalá nunca te encierren viejo. Salud para todos.

  • Jose Pizarro fue desvinculado de los Bomberos, por su locura.

    Creo al interior de la Guardia Nocturna, el movimiento Septiembre Rojo … Movimiento que pretendia derrocar violentamente a la oficialidad vigente en ese entonces. (año 1979).-
    Jose tenia un sueño. Queria que su hijo, fuera suicida. Creo que su esquizofrenia estaba ya presente cuando tenia una “vida normal”.

Comenta

— obligatorio *

— obligatorio *