Museo de cera — 06/07/2012 09:00

Aún hay patria, compañeros

Publicado por

La vedette Maggie Lay vuelve a contonear sus plumas en el escenario. Esta vez, “la chinita” encarna a una transexual que vive sus días de cárcel en la obra “Colectivo 3”, que se estrena en el teatro Le Trianon. 

Fotografías: Mauricio Valenzuela, Colectivo Niebla.

Una treintena de plumas de un pájaro de isla tropical extinto rodean el aura de la legendaria estrella revisteril de los ’70 y ’80. Viste los brillos, y su tatuaje de rosa en el tobillo se deja ver entre sus panties. A Magdalena Irene Haysanglay Wangnet, no le toma más de diez minutos encarnar esa mujer que alguna vez fue protagonista de una de las más hermosas comedias musicales chilenas. Cascadas, luces, trajes. Orfebres del espectáculo. Y su estrella, Maggie Lay. “Soy la última, la última de las vedettes de los ochenta” dice sabiéndose una criatura en extinción.

Cuando aún era Magdalena, a sus 17 o 18 años, se paró en la Taberna Capri y deslumbró con su versión de “Tu me acostumbraste” en onda cha-cha. La canción la había escuchado en la radio, y también de su Tía Nena; esto fue suficiente para que los dueños del local la quisieran mantener. Allí cantó, luciendo un destellante bikini, canciones populares, boleros, tangos y lo que le pidieran. Tiempo después, también dejó su profesión de enfermera “porque le quitaba tiempo. Así que preferí las luces y la platita que llegaba rápido”.

Fue el mismo Jorge Pedreros, productor en esa época del Bim Bam Bum, quien llevó a Maggie luego de haberla visto trabajando en “Fausto Show” con Tomás Vidiella. Ya era una vedette reconocida, y llegó a cerrar las funciones. “Duró un par de años, pero la revista en sí murió conmigo, en el año ’78. Se convirtió en banco. Así es la vida no más. El Humoresque también se convirtió; ahora es de unos evangélicos.

Hace falta quí en Chile un teatro de Revista. Creo que hay público. La revista en sí es embromada porque te puede durar tres meses, pero no tenemos público flotante. Los turistas se van a Argentina a ver revista, los chilenos igual. Es otra idiosincrasia…”

Hay una especie de revista que se da con las chicas de ahora…
Pero no, no, no es lo mismo. Pierde totalmente el glamour en una carpa, por ejemplo, porque no tiene las mismas comodidades; unas grandes escaleras, unas caídas de agua, cosas que se montaban, maravillosas. Telones que bajaban, el pan de azúcar, todo iluminado, todo hecho a mano. Un trabajo maravilloso. Eran orfebres en el teatro de revista, porque hacían cosas maravillosas.

Ahora se trabaja con luces, con pantallas atrás, con más efectos. Antes era una puesta en escena real, real, real, really, really, really (ríe).

Tú te defines a ti misma como vedette de revista
Yo soy vedette, cantante, actriz… La vedette tiene que hacer de todo. Ahora hay algunas vedettes bien bonitas. Bueno, también se pueden operar, nosotras éramos a manito nomas, como Dios nos echó al mundo. Con lo que tenemos, tenemos. Ahora yo me pegué una enchulaita en la cara. Me voy a echar otra y voy a quedar más chinita.

La chica protagonizó la primera vedetón en 1978, fue parte de algunos de los números más “ardientes” de la época y cuarenta años después, sigue con las mismas curvas. “Todavía me queda un poquito, pintaíta paso” dice con picardía antes de lanzar una carcajada a boca abierta. Y con sus rulos rubios, sale a manejar su taxi colectivo por la ciudad.

¿Vas a manejar así de guapa tu auto?
Me arreglo, por la gente que llevo. Yo trabajo para el pueblo, soy del pueblo para el pueblo. Tengo mucho contacto con el público y eso es lo que no quiero perder (…) Todo lo que yo he hecho en mi vida es porque me ha gustado. Soy una mujer totalmente realizada.

Algunas personas la reconocen, y le hablan de una tal Maggie Lay: “Me parezco, pero ella es más viejita”, dice antes de lanzar una risa.

LE TRIANON
Un palacio de Versalles fue la inspiración para que la vedette transformista, Candy Dubois y su colega Monique, abrieran Le Trianon. Santo Domingo 2096 fue comprado por las chicas con la idea de darle un nuevo brillo a las noches santiaguinas de los ’80. “Mientras más oscuro es el pasado de una mujer, más interesante se vuelve”, dijo alguna vez la rubia Dubois en torno a su supuesto pasado de travestismo.

Este es el lugar que acoge a “Colectivo 3”. La obra de Luis Galán está situada en la calle 3 de la Penitenciaría de Santiago, lugar donde los internos son en su mayoría homosexuales y travestis. Galán, basándose en su experiencia de talleres de teatro con una organización de transexuales, recrea el momento en que los reclusos preparan números artísticos para el aniversario del penal. Entre líneas, “Colectivo 3” reflexiona sobre la discriminación y persecución que sufren los homosexuales y transexuales.

En este escenario, Maggie representa a Perla, una travesti de puerto, chora y atrevida.

Cuando trabajabas en revista, ¿compartías también con transexuales?

Sí, siempre ha habido. En ese tiempo teníamos que escondernos sí… porque estábamos en Dictadura. Siempre hay cosas que otra gente no entiende. Gente cerrada de mente, que no piensa que pueda haber otra versión de la vida.

La Dictadura apagó un poco la bohemia que había en ese tiempo

No fíjate, ya venía apagadita. De los años que trabajé, trabajé bien sí. Como era a puertas cerradas, nadie se podía ir, así que tenía que gastarse la plata ahí no más (ríe).

¿Por qué crees que se empezó a apagar eso?

Porque se metió con fuerza la televisión… después la Internet… La gente es más cómoda. Antes a la boit iba el
matrimonio, porque era un show bonito y completo. Ahora no pos, ahora están las bailarinas del caño y punto. Y están bien operadas las cabras… regias estupendas sí pero no son completas. A unas les falta el canto, a otras el baile. No hay ninguna que sea… No hay ninguna Maggie Lay… al menos todavía no he visto ninguna.

Maggie se pasea por el escenario rodeado por un telón de lentejuelas rosadas. Se mueve con tranquilidad, con elegancia, sin apagar su sonrisa, menos los brillos de su traje. Al medio de las tablas, encuentra su lugar. Con las manos en las caderas, su mentón en alto, grita: “Aún hay patria, compañeros”.

“Colectivo 3” se presentará desde el 7 al 30 de Junio a las 22:00 horas en Le Trianon, ubicado en Santo Domingo 2096 esq. Gral. Baquedano, Barrio Brasil.

Comenta

— obligatorio *

— obligatorio *