Monos porfiaos — 08/06/2012 12:53

Un ejército de artesanos gráficos

Publicado por

El colectivo Artesanos Gráficos se propuso volver al oficio y armar una pared digital repleta de carteles políticos.

Con el deseo de retratar la contingencia del movimiento estudiantil chileno y colaborar en la difusión de sus ideas, nació el colectivo Artesanos Gráficos. Un par de carteles después, nació el Tumblr que reúne los trabajos dibujantes, ilustradores, tipográfos, pintores y humoristas gráficos. Distintas técnicas se reunieron y con el tiempo fueron retratando la contingencia política, social y económica de la sociedad chilena.

“Las tématicas son tan diversas como los personajes que provocan dichos dibujos o ilustraciones que por lo general están en nuestra fauna nacional y creo hay material de sobra para que éste se llene a partir de los escenarios políticos de ayer y hoy fuera de la oficialidad y la censura. El tema son los canales por donde fluyen al margen de los medios de comunicación más oficialistas”, cuenta Manuel Celis, creador y editor de Artesanos Gráficos.

“Lo que buscamos a través de este desarrollo gráfico y crítico, es imprimir conciencia sobre las demandas no sólo del movimiento estudiantil, sino también de una sociedad que arrastra por muchos años esta oligarquía política y un modelo económico, todas ellas herencias maldicientes de la dictadura de Pinochet, siendo la economía de libre mercado, la culpable de los desajustes sociales y la gran brecha que se traduce en un descontento de gran parte de los chilenos”, continúa.

-¿Por qué decidieron incorporar el concepto de “Artesanía” en el título del colectivo? ¿Qué implica esta decisión?
El término artesano tiene que ver con el volver al oficio gráfico, a la manualidad, más allá de la artesanía o el producto como tal. Los oficios, ya lejos de estos tiempos, tales como el zapatero, el herrero, el volantinero, el relojero, el letrista, el rotulador, el paragüero, el tipográfo, son todos trabajos que en su mayoría, no requieren de un estudio teórico previo, son de habilidad manual trasmitida por generaciones. La combinación técnicas manuales con tecnología digital pueden coexistir, sin duda, la artesanía, la gubia, el pincel, el formón, el lápiz grafito y los soportes orgánicos, no pueden ser desplazados en su totalidad por los artefactos digitales.

Artesanos Gráficos vendría a ser como una extensión de lo humano y por tanto, como una vuelta hacia el origen, es decir, hacia esas labores manuales que sentaron las bases de lo que hoy hacemos digitalmente, sin darnos cuenta, de cuáles son sus principios. Esto es entender la cultura como algo en expansión.

-Patrimonio, memoria, nostalgia. ¿Cómo identificas estos conceptos con el trabajo del colectivo?
Los tres conceptos tienen alguna significación. El hecho de que se valore la “vuelta al oficio”, marca una predisposición hacia el rescate del patrimonio material e inmaterial. Lo material en este caso está dado por el uso o la emulación de determinadas técnicas manuales y lo inmaterial, también con seguir planteamientos de una identidad gráfica dada a partir de los hermanos Larrea, por ejemplo, en los años ’60 y ’70 o incluso, mirando más atrás, desde los carteles de la Guerra Civil Española.

Por cierto, en esto también está implícito el ejercicio de la memoria y el hecho de que en estos momentos nuestro trabajo sea una suerte de fotografía de lo que está sucediendo, es una forma de retratar un momento que en el futuro se podrá leer a través de algunos de nuestros carteles, por ejemplo. De hecho, ya hemos participado en exposiciones donde se recuerda el proceso del movimiento estudiantil del 2011 y nuestro trabajo está ahí para dar cuenta de esa memoria colectiva.

Y la nostalgia es más bien algo más personal y la usamos también rescatando carátulas de discos que por su valor gráfico, se destacan y referentes en general como las revistas de culto, las caratulas de culto en vinilos o dibujantes caricaturistas. También, recordando revistas de culto en el ámbito del cómic, la ilustración y la cultura, que han despertado grandes recuerdos y cierta nostalgia en nuestros seguidores de Facebook.

-¿De qué manera crees que la ilustración o el desarrollo de piezas gráficas puede colaborar en la memoria colectiva de la sociedad?
Toda obra tiene el ejercicio natural e inherente de dejar impreso sus registros en la memoria colectiva más allá del formato o el soporte, ahora de sobremanera si esta labor involucra la cercanía con los movimientos sociales. En esencia, es reconocer de donde vienen estos actos. Porque toda obra viene de nuestra flama interior y su contemplación. Tal vez, si en el futuro fuéramos menos digitalizados y volviéramos más a lo humano, estoy seguro que este mundo sería menos de metal y más de madera, incluso más aún que la más noble de ellas.

-¿Cómo las redes sociales y una plataforma digital han potenciado la difusión de sus obras?
De hecho, las redes sociales son “el medio” de difusión que hemos encontrado y su grado de penetración es radical y definiendo un impacto que a uno le cuesta sopesar realmente. Es como una bola de nieve: uno sabe cómo era al principio, pero es imposible saber cómo va a terminar y el efecto que va a producir.

Las personas se sienten identificadas con las cosas que publicamos, en otros casos, muy tocada y pasada a llevar por la contingencia de la realidad que nos toca vivir, así que siempre hay algo que comentar. Y la gracia es que exista un debate, por otra parte esto también hace que provoque una apreciación de las artes plásticas y el dibujo, cosas que los ámbitos de las elites y del snobismo del arte no permiten.

En ese sentido, las redes sociales como el Facebook marcan una pauta importante para la difusión y desarrollo de los trabajos; este muro virtual que ha reemplazado al muro callejero y que por su envergadura y alcance, se proyecta a más público.

El colectivo Artesanos Gráficos acaba de participar en la colectiva interdisciplinaria “Lecciones de emergencia” en el Centro Cultural Estación Mapocho. Ahí, exhibieron la obra “No es cuestión de clases”, donde instalaron una pizarra como soporte para los carteles creados durante el movimiento estudiantil. La idea es exponer esta obra en otros lugares. Por estos días, participan de la expo “Literatura Ilustrada” (Sala Novedades, Biblioteca de Santiago), donde dibujaron a algunos de los grandes de las letras.

Además, preparan muestras fuera de Santiago, ya que han recibido varias invitaciones dentro y fuera de Chile, y continuarán realizando la “Chimba Gráfica”, evento que han realizado anteriormente con sus partners La Momia Roja y Pandemia Ideas Subversivas.

Comenta

— obligatorio *

— obligatorio *