La macedonia — 04/25/2012 23:00

Capítulo 4: Abortar o pagar por ser padre

Publicado por

Aquí puedes vestirte, caminar, bailar y hasta hacer el amor. Second Life es un programa simulador de realidad que fue lanzado el 2003, por Linden Lab. una gran red social para interactuar con gente de todo el mundo como si fuera Pet Society. Conozcan mi segunda vida donde soy una dominatriz.

Sunny encinta en Second Life

Dólares, euros, pesos, soles y en Second Life, Lindens. A Sunny la dejé embarazada, vamos a ser madres pronto. O íbamos. Hoy supimos que tener al bebé cuesta 300Lindens y nosotras no tenemos plata. Seguimos usando esa pieza gratis en un lugar que se llama “A Womans Touch” y viviendo de los freebies, toneladas de productos gratis.

El otro día un amigo de Sunny le dio 900L la otra vez. Compramos ropa y unas botas que ella me quiso regalar. Lo farreamos todo. No sabíamos que tener un hijo iba a significar un gasto. Pucha Sunny, yo no voy a poner plata de verdad en este juego. Además, ¿qué es tener un hijo en Second Life?. No es que no me proyecte contigo, ¿pero alguien va a “ser” este bebé? ¿Hay que ponerle piel, una forma, ojos, pelo y todas esas cosas? ¿Hay que elegir un nombre? ¿Elegimos el sexo o es sorpresa? ¿Crece?.

Sunny no tiene idea. Yo pienso que abortar es lo más fácil, pero lo más aburrido también.  Se puede, claro. El aborto es legal en SL. Hay una clínica, la misma donde vas a parir es la que te sirve para abortar. Es un procedimiento bien rápido, pero traumático incluso para la virtualidad. Te sientas en una silla ginecológica y un tubo de metal aspira tu bebé. Con sonido incluso. Yo me hice uno después que, en una noche de locura, un tipo “accidentalmente” se fuera dentro de mí.

Sunny evidentemente no quiere abortar. Me ruega que no lo hagamos. Me abraza las piernas y me dice que llora, que sabe que se ve asquerosa así de gorda. Que suda y que se le hinchan los pies. Yo sonrío. Se ha portado bien y creo que tengo que dejarla tener su hijo. El nuestro. “No se preocupe Miss, esta muñeca se va a preocupar de usted. Yo la voy a mantener, es mi obligación”. Quizás su amigo nos puede dar más lindens, pienso, pero el amigo se aburrió de SL y se salió. Su mujer lo pilló masturbándose frente a la pantalla. De puro aburrido, supongo.

Pero a Sunny no la pillan. Sara, en la vida real, quiere poner plata y mi ética me recuerda su trabajo clasificando ropa para el Ejército de Salvación y me dicta que intente otra cosa. A Sunny le digo que vayamos a bailar el caño primero, que probemos cómo nos va y después pensemos en poner plata. Sunny me dice que no es necesario, que prefiere quedarse en el dormitorio abrazándome, que encontraremos una forma. Como Mistress, yo debería ser la proveedora, pero como mi esclava, ella dice que su deber es satisfacerme. Que no hay más que placer para mí. Que la deje.

¿No hay un Farkas en Second Life? Sunny me muestra la casa de sus sueños. Nuestra futura casa, según ella. Yo saco las cuentas. La casa cuesta 9000 Lindens y además, para tenerla hay que arrendar una parcela. La casa es tan grande que al parecer necesita dos parcelas que cuestan 5000L cada una a la semana. Si 250L son 1USD, la casa cuesta 36 dlls y el arriendo semanal 40dlls. A lo que se suma la compra de muebles (una cama para tener sexo al menos), adornos y etc. Estai loca, Sunny, le digo yo. Pero la casa es cuática, gigante, tiene hasta esculturas. Miss, yo no valgo nada sin usted. Yo decidí vivir mi vida aquí, en SL y seré suya hasta que llegue el día en que se aburra de mí. Me da un escalofrío, pero le sonrío a la pantalla. Me da pena por Sunny, pero aquí estoy igual. Planeando un hijo.

Hemos tenido un par de horas bien emocionales. Emocionales para dos mujeres esperando un bebé y proyectándose en internet. Mi mamá me llama desde la pieza de al lado y me da risa, porque si apago el computador no pasa nada. Mañana otro capítulo y de nuevo el suspended disbelief. Pero yo no me quiero enganchar de Sunny. Miro la tele y puras tragedias en las noticias. Sunny está sola en su dormitorio y me manda unas fotos de ella embarazada a un mail falso y las descargo en mi celular. Ni tan tragedia. Ni siquiera sé si quiero tener hijos en la vida real. Ya no sé si no quiero poner plata. En una de esas me consigo una tarjeta de crédito. Quizás la de mi mamá.

Lo que pasó justo antes, acá
Y si quieres saber qué pasó antes de eso, ingresa acá
Si quieres saber cómo partió todo, ingresa acá

Sunny y Paula

4 Comentarios

  • Hola, queria saber si me podrias pasar el URL, o el nombre del lugar en donde se puede abortar!
    Graciasss!

Comenta

— obligatorio *

— obligatorio *