La macedonia — 03/13/2012 13:01

Cuento: “Go y Ga”

Publicado por

Ilustración: Pablo Carvajal (pablocarvajal.wordpress.com)

Go le dice a Ga: ¡oye no digas eso!, y le mete los dedos debajo de los testículos, en el pliegue entre el escroto y la “tierra de nadie”. Ga se pilla con los brazos detrás de la nuca, con la fuerte convicción de mantenerlos ahí pese a todo, se aguanta la risa, se ahoga, no puede respirar, exala una carcajada, se le aprieta la cara, se siente rojo. Go escarba con los dedos, le tira los pelitos, saca la mano, la huele, lo increpa por haberle visto las tetas a su hermana. Ga no para de reírse, trata de juntar las piernas, le pica o le arde o le suda, mira a la puerta detrás de la cual está su hermana, su propia hermana, con las tetas al aire. Go se se acuesta al ladito de Ga, le grita a la hermana que no ande mostrando las tetas por toda la casa, se huele la nariz, cierra un poquito los ojos, va a estornudar. Ga le dice a Go que no moleste a su hermana, que qué tanto si le vio las tetas no más, se aleja cuatro centímetros de Go mientras Go estornuda, comenta que le llegó el rocío. Go se levanta de la cama, se para afuerita de la puerta abierta, se asoma levemente preguntando en voz alta si se va a encontrar con unas tetas, grita y vuelve corriendo a la cama. Ga la recibe con un brazo abierto y hace un gesto para que apoye su cabeza en su hombro, le agarra la cintura, le toma la mano, la espalda completamente apoyada en el colchón, le toma una rodilla y se la pone a la altura del ombligo. Go saca la pierna, le acaricia los pelos del pubis, pasa la mano por un ladito y agarra los dos testículos con una mano, suavemente con fuerza. La hermana se asoma por la puerta, la polera puesta, le comenta a Go que Ga le vio las tetas no más, le dice a Ga que no ande mirando tanto, no se entera de lo que pasa debajo del cubrecamas.

Comenta

— obligatorio *

— obligatorio *