A lo bonzo — 12/21/2011 16:10

Los Tetas Reloaded: “Acá se margina a quien es extremadamente original”

Publicado por

Como si fuera verano y no primavera el sol golpea indiscreto el día en que “Los Tetas” aceptaron mi visita a uno de los ensayos previos a su presentación en el Teatro Caupolicán. Ya van 13 años desde que la formación original se dispersó y siete desde que anunciaron su separación.

Por Daniel Olivares

En una sala de ensayo estrecha y calurosa, construida en lo que debería ser el living de una casa en Ñuñoa, Cee-Funk, Pepino, Rulo y Tea Time repasan el setlist con 27 temas . Contactarlos, recibir las coordenadas y la hora del ensayo se ha parecido demasiado a tratar de conseguir Cannabis: se corre la hora, el lugar es una intersección, una dirección imprecisa y al llegar resulta que todavía no es el lugar indicado. Llego a tiempo y menciono que vengo de “Tiempo de Balas”.  El bajista me dice que le recuerda a Chayanne. Tiem-po de ba-las, repito. Se ríe como si hubiese lanzado un chiste.

Se conocieron en el colegio, eran cabros chicos cuando empezaron a tocar y quizá el nombre del grupo haya sido un antojo adolescente. De cualquier manera, “Cha cha cha“, “La Medicina” y “Corazón de sandía” se volvieron emblemas de los noventa. Pasadas las cuatro de la tarde la batería de Pepino marca el ritmo de Rulo con el bajo, luego viene la guitarra de Cee-Funk y comienza “El sol no tiene ganas de salir”.  La memoria es nebulosa y así se instala la letra de la canción en el itinerario vocal de Tea Time, quien opta por recurrir al librito del CD de Mama Funk para recordar.

Hace tres meses que decidieron hacer el concierto, pero llevan años sin tocar todos juntos. Además,  dos de ellos estaban viviendo en Estados Unidos. Luego de varias conversaciones por Skype, aceptaron la oferta de una productora. El plan: después del concierto realizarán una gira veraniega por Chile con la idea de crear en conjunto material para un nuevo disco.

Por Daniel Olivares

-¿Se te olvidó la letra? -dice Cee con un tono medio burlesco a la vez que cómplice sin dejar de tocar la guitarra. En ese momento entra a la sala un tipo silencioso, lleva una boina negra.

-Instálate donde quieras -dice Tea señalando la única silla del lugar. Vuelve la música. El invitado tiene 15 años y es fanático del grupo y lo disimula apenas, ya que canta de memoria y casi en silencio lo que Tea lee en voz alta intentando encajar con el ritmo. Se llama Martín Arancibia y adopta una postura natural al momento de oír las notas desplazándose en la sala. La canción se traba y deciden continuar. Tocan la melodía del El Chavo del Ocho, en clave funk  forzada y ralentizada. Llega la hora del break. Rulo y Pepino salen de la sala, Tea toma la guitarra y Cee la batería. Comienzan a improvisar como jugando… hasta que se cansan.

—¿De qué manera se enfrentan a la marginalidad que representaban hace 15 o 20 años?
Tea Time: Antes, los marginales eran los hueones que se pintaban el pelo, los que decían chuchadas en sus letras, los que hablaban de la calle. En los noventa nosotros sólo representamos esa marginalidad. En Chile, hasta el día de hoy, hay mucha gente que es marginada, en muchos aspectos… Acá se margina a quien es extremadamente original… incluso fueron marginados Los Tres, porque se dijo que tenían letras inapropiadas, contra la religión y cosas así, algo que es absurdo porque ellos en realidad eran poetas, nada más.

Todos han sido marginados en Chile, todos los artistas han tenido un grado de marginación. Nosotros somos fieles a nuestra postura, que siempre ha sido un poco rebelde rompiendo los esquemas y las tradiciones. En ese sentido nosotros representamos la marginalidad, nunca hemos sido un grupo preocupado de la apariencia en las grandes líneas, si no que hemos llegado a las grandes líneas representando el pequeño origen.

Cee: Nunca nos hemos hecho cargo de decir “nosotros vamos a representar la marginalidad…”. No, nosotros somos lo que somos. Y eso le ha servido a mucha gente, marginal o no marginal, de todos lados… ¿Cachai? En ese sentido nosotros seguimos siendo los mismos. Y si les sirve a unos, si les sirve a otros, esa es la cuestión.

Rulo: Yo creo que “marginalidad” es un concepto muy complejo. Si citamos a Kant (risas del cuarteto)… es un término animalesco.

¿Qué tradición y qué esquemas están rompiendo con su reunión?
Tea: Los mismos esquemas siguen impuestos, la evolución de la libertad en la historia de Chile es muy lenta. A pesar de que la Dictadura se acabó hace más de veinte años, bastantes cosas siguen como antes. No sé qué esquemas estamos rompiendo, eso lo vamos a ver en el concierto y en el nuevo disco. Estamos trayendo el pasado al presente y así vamos a mostrar nuestra música a nuevas generaciones que nunca nos vieron tocar en vivo. Vamos a juntar a los que nos siguieron a finales de los noventa y a un nuevo público, esa es la idea.

Por Daniel Olivares

—¿Qué proyección hay para los nuevos sonidos que van a surgir ahora?
Tea: Nosotros queremos innovar, porque nos encanta representar lo que fuimos y llevarlo a un sonido actual. Pero también queremos dedicarnos ojalá a hacer un nuevo disco, hacer nuevas giras y reversionar nuestras cosas. Queremos tomar ideas antiguas que teníamos y hacerlas modernas. Queremos hacer un montón de cosas como artistas y creativos, queremos ir lo más lejos que podamos con nuestras herramientas.

¿No tienen miedo de convertirse en “Los Tres”, juntarse y hacer algo…?
—Tea: ¿Retórico?

Repetitivo, en el mal sentido.
—Tea:No, porque si esto fuera un fracaso, a lo que no esperamos llegar nunca, por último cada uno tiene sus propios proyectos para desahogarse en todos los otros sentidos. Pero esperamos que eso no suceda. Esta es nuestra carta fuerte.

—Cee:… Porque no creemos que a “Los Tres” les haya pasado eso (risas).

Llega el hombre que se encargará de los teclados en el Caupolicán el miércoles 21, se acaban las preguntas y continúa el ensayo. Es el turno del sonido envolvente de la guitarra en “I like“, potenciado por el bajo y la batería que llega con una letra fácil (sin contar el rapeo en alemán del comienzo). La canción fluye, el ensayo avanza y para el día del concierto las entradas ya se agotaron.

1 comentario

Comenta

— obligatorio *

— obligatorio *